Hay autos que me dan más ganas de manejar que otros. No es porque a "los otros" no los quiera, pero sí porque los que me generan deseo lo hacen de manera muy fuerte. Me pasa mucho con los eléctricos: siempre quiero manejarlos. Me gustan, me divierte analizarlos, ver qué tienen y en qué se diferencian con los otros que ya he manejado. Será que es la novedad. Será que soy bastante nerd y fan de la tecnología. 

Obviamente, también son de mi preferencia los autos deportivos. La potencia abajo del pie derecho es genial: adrenalina pura y de la buena. Sentir que la espalda se te pega contra el respaldo del asiento es una sensación hermosa. 

Cuando C.C. me dijo que el nuevo Ford Mustang Mach-E iba a ser todo mío no pude más que alegrarme. Lo mejor de dos mundos se juntaban en un auto para probarlo durante varios días. La deportividad que trae el nombre Mustang sumado al Mach y al GT Performance, con todo lo eléctrico y nuevo de la marca del Óvalo detrás de esa "E". La crítica completa de 10 días al volante del Ford Mustang Mach-E GT Performance -que tiene un precio de lista de 118 millones de pesos- se reproduce a continuación.


POR FUERA

MUSTANG MACH E-04

Tengo que ser sincero: no fue amor a primera vista. Con las primeras fotos oficiales dije: "¡Mmmh...!" Cuando lo vi en persona, en una avant-premiere secreta de Ford, pensé: "Meh". Cuando vino a la edición 2022 de The Run (ver nota), me gustó un poco más, pero por dentro. Ahora terminé de enamorarme. Me costó, pero me sedujo. Así que, empecemos a pelearnos un rato: para mí, esto no es una SUV, por más que muchos hablen así de la carrocería/formato. Yo lo llamaría "crossover" o "hatchback". En el peor de los casos, podríamos debatir sobre la aberrante definición "coupé de cuatro puertas". Pero no es un SUV, para mí.

La trompa deja en claro que se trata de un Mustang, con su pony bien claro. También es claro que se se trata de un eléctrico, con esa parrilla ciega con la que insisten los diseñadores. No he visto una sola que me parezca linda. ¿La del Mustang es fea? No. ¿Es linda? Tampoco. Otro detalle es que el logo no se ilumina, como se ha visto en algunas publicidades y videos. Es porque eso forma parte del Pack BlueCruise, que es de conducción semiautónoma Nivel 2 y que no trae la versión Argentina, por no estar regulado en nuestro país. 

Faros full LED en todo el auto y con una firma lumínica que sí me gustó, tanto de adelante como de atrás. El voladizo delantero es bien corto, pero con un lindo spoiler/labio en negro, que le queda muy bien. Detalle de los que me gustan: las tomas de aire delanteras son realmente funcionales.

La vista lateral, como verán en la foto de apertura, es un sinfín de curvas y redondeces. Los dos guardabarros van bien marcados y sus "hombros" altos y anchos nos recuerdan que esto es un Mustang. La bajada del techo viene con una parte en color carrocería, que desciende más abruptamente que el techo real, que es en vidrio y en color negro. ¿Para qué? Para aparentar una silueta más deportiva, sin que los ocupantes traseros viajen doblados.

En la cola tenemos las típicas ópticas Mustang, con las tres barras y -en este caso- la luz de marcha atrás está abajo del paragolpes. La tapa del baúl se puede abrir a distancia o con el pie, si venís con las manos ocupadas.

Pasando a las cifras, el Mustang Mach-E mide 4.743mm de largo, 1.613mm de alto, 1.930mm de ancho (2.097mm contando los espejos), y tiene un despeje de 130mm. Las llantas son de aleación, que dejan ver los rojos cálipers de freno Brembo y vienen en medida de 20 pulgadas con neumáticos Pirelli P-Zero Elect (diseñados y desarrollados para vehículos eléctricos), en medida 245/45 R20.


POR DENTRO

IMG_0665

El desbloqueo de puertas del Mustang Mach-E puede ser realizado de tres maneras diferentes: con la llave a distancia, con el teclado digital numérico de la puerta o con la app Ford Pass. El botón de la puerta no me molesta, sí discutiré el "alerón" que hace de manija. Si vas a ser moderno, bancatela y poné nada más que el botón.

Acceder a la butaca delantera no sólo no es un problema, si no que también es muy fácil. Sí, un Mustang para gente mayor (no se ofendan, es un chiste). Nos sentamos y nos reciben las tremendas butacas de Ford Performance, sobrias y cómodas a la vez. Y con un agarre lateral ideal para las fuerzas G que nos esperan. Las butacas son de regulación eléctrica, con memorias y calefaccionadas. 

Si te subiste a un Mustang Mach-E y no dijiste nada del tamaño de la pantalla, ¿realmente te subiste a un Mustang Mach-E? Es el primer comentario de cualquiera. Sí, es grande, mide 15.5 pulgadas y está ahí para hacerte la vida más simple. Todo está ahí y es más: me faltan cosas que me gustarían que estén ahí. Ahora, toda la info que tiene la pantalla te la escatima el pequeño tablero de instrumentos: 100% digital, pero con tan chiquito y con tan poca info que entrás a tocar todo lo que tenés a mano para ver si podés hacer que te muestre más. Es cierto, tiene miles de alertas muy útiles, pero no me muestra cosas que las derivaron a la pantalla central. ¿Ejemplo? La presión de los neumáticos. Tengo que tocar cuatro botones en la pantalla central para poder encontrarlo y sólo lo puedo ver ahí. A veces, los grandes avances se olvidan de la lógica.

En el volante tenemos varios comandos y la ausencia de levas, ya que la transmisión es directa, como en la mayoría de los eléctricos. El sistema de sonido es Bang&Olufssen y suena muy bien. La pantalla multimedia lleva Ford Sync4A y es compatible con Android Auto y Apple Car Play, tanto enchufado como en modo wireless

IMG_5095

Nuestro Samsung y el Mustang Mach-E.

Debajo de la pantalla hay conectores USB y USB-C, más dos módulos de recarga inalámbrica para teléfonos. Más atrás, un par de posavasos, el selector de la transmisión y el freno de mano eléctrico. 

En las plazas traseras el lugar está más que bien para dos adultos y he llevado hasta tres adultos que se acomodaron bien, aunque ahí empezará a depender del tamaño de los pasajeros. Mi combo fue un sobrino pilar de rugby con dos damas muy flacas.

El baúl tiene 402 litros de capacidad y se puede ampliar rebatiendo los asientos. Aunque en esta versión eléctrica también disponemos de baúl delantero, con 139 litros de capacidad. 


SEGURIDAD

IMG_0658

El Mustang Mach-E GT Performance viene de serie con 9 airbags, frenos a disco en las cuatro ruedas con ABS y EBD, control de tracción, control de estabilidad, asistente de frenado autónomo con detector de peatones/ciclistas, alerta de colisión frontal, asistencia en maniobras evasivas, alerta de punto ciego, asistencia de mantenimiento de carril y centrado, control de velocidad crucero adaptativo con Stop&Go, asistencia de arranque en pendiente, luz de ruta automática con sistema antideslumbramiento, sensor de control de presión de neumáticos, y ganchos Isofix.

Como lo comentaba C.C. en su contacto en Detroit (leer acá), este modelo en Europa y EEUU viene equipado con sistema autónomo Nivel 2, que permite sacar manos del volante y pies de los pedales en la ruta. Aquí no está regulado aún. EuroNCAP realizó el crash test en 2021 del modelo Mach-E (no GT), el que obtuvo 5 estrellas.


MOTOR Y TRANSMISIÓN

IMG_0676

Sí, no hay foto del motor porque simplemente no se ve. El Mustang Mach-E GT lleva dos propulsores eléctricos, uno en el eje delantero y otro en el trasero, con la potencia repartida un 40% adelante y un 60% atrás. Hablamos de un total de 487 HP y 860 Nm de torque repartidos en cuatro ruedas. Una bestialidad.

Las baterías que empujan tienen una capacidad de 91 kWh y Ford promete una autonomía de 541 kilómetros. En nuestro Ford Pass la mejor estimación de autonomía que nos dio marcando 100% de carga fue de 495 kilómetros y el mayor tiempo de carga que tuvimos fue de 26% a 100%, en un poco menos de una hora y 45 minutos, donde cubrimos esos porcentajes que se estimaban entre 113 kilómetros de autonomía al llegar y 495 cuando completamos. Esto en un surtidor de 50 kw, mientras se estima que llevar de 0 a 80% en un cargador de 150kw demandaría unos 45 minutos. Ese tipo de cargador lo encontramos, por ejemplo, en la Shell de Chascomús, en la Ruta 2 (ver nota)


COMPORTAMIENTO

IMG_4936

Nos subimos, nos ponemos el cinturón de seguridad, presionamos el botón para poner en marcha el Mustang Mach-E GT Performance y...sólo sabemos que está encendido porque se prenden las pantallas y un testigo nos dice "Ready". ¿Me gusta el ruido de los motores a explosión? Sí. ¿Amo los eléctricos por su silencio? También. No seamos extremistas.

Andar con el Mustang por calles del Conurbano no sé si va a ser la mejor experiencia que tendrás a bordo. Las suspensiones son duras, aún en el modo más suave de manejo y en el tren trasero parece que hace tope o descuelga más seguido de lo que nos gustaría. Nada de esto reviste gravedad, porque el auto en ningún momento hace cosas raras, pero no deja de sentirse incómodo.

A medida que los asfaltos se normalizan, el Mustang Mach-E agarra trote tranquilo. Flotamos a velocidad crucero. El silencio a bordo es grande, salvo que le demos rosca a los Bang&Olufsen con nuestra playlist de lunes (se viene otra, pronto). El techo panorámico transparente es increíble. No hay tela ni nada que nos tape del sol, pero aún con al mediodía de este inminente verano y sus 31 grados no hacen mella adentro. Gran trabajo de los ingenieros y la tecnología en ese vidrio.

A bordo tenemos tres tipos de modos de uso: Whisper (el más tranquilo, de hecho la descripción habla de "no patinarás jamás en el hielo"), Engage (un intermedio, pero eficiente modo) y Unbridle (o desbocado y creo que ya no hace falta aclarar cómo funciona). En Whisper es donde tendremos la mayor autonomía, pero aún así los 860 Nm se harán notar si pisamos a fondo el pedal del acelerador. En el modo Unbridle es donde medimos la aceleración de 0 a 100 km/h y nos dio 3.9 segundos. La velocidad máxima está limitada a 200 km/h

En cuanto al consumo, medimos 19 kWh cada 100 kilómetros, lo que nos da una autonomía de unos 478 kilómetros con ese promedio. Por supuesto, si nos ponemos Unbridle y nos entusiasmamos con el acelerador, esa autonomía se reducirá drásticamente, como en cualquier otro Mustang. Dato: la velocidad requiere que la alimentemos.

En uso normal, recomiendo fuertemente el modo One Pedal, donde al soltar el acelerador el Mustang frenará paulatinamente, hasta llegar a cero sin que usemos el freno. En ese modo el auto no utiliza calipers y pastillas, si no sólo el freno motor y aprovecha para regenerar algo de energía. Es muy fácil acostumbrarse y ahora que volví a motores a combustión lo extraño.

Lo pusimos en caminos de tierra rurales, donde no tuvo ningún inconveniente en el desenvolvimiento y -si nos ponemos a jugar- se torna muy divertido. Al fin y al cabo es un Pony Car, ¿no?

Con cinco pasajeros y valijas en el baúl (hola, Van Al Aeropuerto), no cambia nada. El Mustang Mach-E ya pesa 2.281 kilos en orden de marcha y no le hace mella ir cargado. El control de velocidad crucero adaptativo es de los mejores que he probado últimamente, suave tanto al frenar como al recuperar. Un placer.


CONCLUSIÓN

IMG_4966

Ok, llegó la hora de ganar enemigos. El Ford Mustang Mach-E GT Performance me encantó y se merece el nombre que lleva. No se arranquen las vestiduras y sigan leyendo. Es un auto que muestra algo de músculo por fuera en su diseño y deja en claro que los tiene cuando lo exigimos. La brutalidad del empuje de los motores eléctricos pueden llegar a hacer que te duela el cuello si no estaba bien acomodado a la hora de pisarlo a fondo (o que se te revuelva el estómago en un par de frenadas y arrancadas).

¿No hace ruido? No, pero cuando acelero prefiero la velocidad al ruido. Para ruido sin velocidad lo tengo a mi vecino, que tuneó su auto chico de 15 años de antigüedad, le puso escape libre y pasa a tremendos 30 km/h (haciendo quilombo como si fuese a 190). 

Este es un Mustang que te pega la espalda contra el asiento cuando acelera a fondo y te agarra con el cinturón cuando pisás el freno. Pero, además, podés llevar a cuatro personas más y sus bolsos para una escapada de fin de semana. Eso sí, chequeá bien dónde hay cargadores y que no te llueva en la ruta (leer problemas con YPF).

¿El resto? Es pura diversión, eléctrica y potente.

O.C.

Fotos: Silvia Carestía, Julián Podestá y O.C.


ARCHIVO PARA DESCARGAR: Ficha técnica Ford Mustang Mach-E GT Performance

Galería: Crítica: Ford Mustang Mach-E

Enviá tu noticia a novedades@motor1.com