Probar autos enchufables en la Argentina puede ser toda una aventura al momento de recargarlos. Los puntos de reabesticimiento todavía son pocos y no siempre funcionan. Por eso, siempre recomendamos: lo ideal es tener un cargador instalado en casa y usar el auto como el celular (se recarga por la noche y el auto se utiliza en el radio de autonomía alrededor del hogar).

Como se informó el viernes pasado, estamos probando el nuevo Ford Mustang Mach-E (ver primera nota) y claro: hay que cargarlo en algún momento. Aprovechamos la movida para ir a conocer los nuevos cargadores que Shell Argentina instaló el año pasado en la estación de servicio que tiene en la zona de Nordelta (Agustín M García 7454, esquina Dellepiane, Tigre). Y aprovechamos para probar la app Shell Recharge, que la había descargado hace un tiempo, pero le faltaba info.

La sorpresa fue que, al abrirla, encontré varias mejoras y mucha más información. Por ejemplo: sumaron los tipo de enchufes disponibles en el punto de carga. Y también publicaron el precio del servicio.

capturas

Capturas de pantalla de la app Shell Recharge. La última corresponde a la parte de agregar medios de pago.

Sí, las estaciones de servicio Shell ya están cobrando la carga de electricidad. Hasta ahora, el servicio era gratuito. Como nos habían anticipado en mayo de este año (ver nota), tarifar la electricidad cargada aún no está legislado en Argentina, por lo que no se puede cobrar como hace un medidor en la red domiciliaria.

La solución que encontró Shell fue cobrar una tarifa por el tiempo que pasa estacionado el auto en el punto de recarga. El valor de la media hora en Nordelta cotiza en 3.600 pesos, pero nos avisaron que había aumentado a 4.100 cuando lo probamos el domingo pasado. No está mal si pensamos que, en media hora, la batería del Mustang Mach-E puede pasar de 60% a 100% en el cargador rápido de ese centro de servicios (50 kW). Sin embargo, no fue posible usar ese cargador.

20231119_173133

Llegamos y estamos listos para cargar.

Al llegar, no había nadie utilizando el servicio, con lo cual paramos de frente y listos para ser enchufados. Enseguida se acercó un playero y nos pidió que aguardáramos que iba a buscar la tarjeta que habilita la carga. Cuando volvió y mientras acondicionaba, todo le pregunté por el precio y allí fue donde nos mencionó el aumento mencionado antes. 

20231119_173641

Cable con enchufe CCS2 conectado, pero...

20231119_173420

La terminal se negó a cargarnos rápido.

Con la manguera de carga rápida conectada (enchufe tipo CCS 2), no había forma de hacer que comenzara la carga: "Me tira error, voy a probar de nuevo", me dijo el playero. Volvió a probar y nada. Desenchufamos y volvimos a enchufar el auto y nada. Reinició el cargador y no había caso. "Es raro, nunca tuvimos problemas", me comentó. "¿Vienen muchos autos a cargar?", le pregunté. "Uno cada tanto, pero vienen", fue la respuesta.

Ante la imposibilidad de cargar, fuimos al Plan B. El cargador tenía una toma de menor velocidad de carga y con enchufe Tipo 2 o Mennekes, también compatible con el  Mustang Mach-E. El problema es que no teníamos el cable para ese tipo de cargador. Pero en la Shell de Nordelta sí tenían uno. El playero lo fue a buscar, lo conectó y ¡arrancó la carga! Evidentemente no era problema del cargador, si no de la terminal de alta velocidad. 

20231119_175408

Hola Mennekes.

20231119_175338

Así estaba cuando empezamos la carga.

Pese a la inscripción "50kW Recharge" debajo del terminal Tipo2, la carga fue mucho más lenta por dos razones: la entrega de energía del enchufe era de 22kw y el Mustang Mach-E tenía más del 80% de carga. Los autos eléctricos a partir del 80% bajan la velocidad de la carga para proteger las baterías. En total, estuvimos conectados 30 minutos, nos costó 4.100 pesos y recuperamos sólo el 6% de la batería. Algo así como unos 40 kilómetros de autonomía, según el tablero.

20231119_182755

Treinta minutos después, la carga quedó así.

Conclusiones: todavía hace falta que se vendan muchísimos más autos eléctricos para que petroleras y terminales automotrices se tomen en serio el tema del abastecimiento. Hay pocos cargadores "públicos" y los playeros, en muchos casos, no parece estar capacitado correctamente. A esto se le suma el poco uso, que atenta contra el tema de saber algo tan básico como si el cargador funciona o no. Nosotros también aprendimos de nuestro error: si las baterías están con más del 80% de carga, el reabastecimiento será más lento.

20231119_175456

Igual, el tiempo de carga fue aprovechado para degustar "cositas" de Shell Select.

Por eso, hoy no te compres un auto eléctrico en Argentina si no tenés un cargador instalado en tu casa. Eso cambia todo. Será así por lo menos hasta que haya más cargadores de acceso público.

O.C.

Galería: Shell ya cobra por cargar autos eléctricos


Enviá tu noticia a novedades@motor1.com