La planta que Renault tiene en Flins, Francia, es una de las mas importantes del Grupo, le da trabajo a unos 3 mil empleados y en los últimos tiempos se modernizó con el objetivo de convertir a unos 100 mil autos usados en eléctricos por año. 

No es una novedad que Renault apueste por los autos eléctricos, de hecho hace poco confirmó que habrá versiones a batería de los icónicos R4 y R5 (más info acá) y su CEO, Luca de Meo, está enfocado en desarrollar el concepto de Re-Trofit en Planta, con el fin de lograr las tan ansiadas como discutibles "emisiones cero". 

Re-Trofit significa adaptar o convertir un vehículo antiguo a combustión -diésel o naftero- en uno eléctrico mediante la utilización de "Robots" especializados que fueron desarrollados con una tecnología de vanguardia para cumplir con dicha función.

A pesar de que el objetivo principal pasa por la migración de la combustión a lo eléctrico, Renault está comenzando esta experiencia reacondicionando al Zoe, hatchback a batería para el Segmento B (Chico), que Insideevs Argentina pudo probar en Inglaterra (ver nota). La idea es que con este "service" los Zoe puedan llegar al millón de kilómetros de vida útil.  

Además, está previsto que los vehículos industriales ligeros del Grupo pasen del diésel al biogás y también que las Dacia Duster se conviertan en eléctricas, para que sirvan como un vehículo de carsharing o de alquiler de flota en Mobilize, la nueva marca de movilidad propia que lanzó Renault. 

Galería: Foto - La fabbrica Renault di Flins

Galería: Foto - La fabbrica Renault di Flins

Enviá tu noticia a novedades@motor1.com