Ferdinand Porsche es recordado por haber fundado la compañía que lleva su nombre y por haber sido el responsable final del aspecto del Escarabajo, pero también por ser uno de los pioneros en el rubro de los autos eléctricos

A principios del Siglo XX, los motores de combustión interna tenían la misma posibilidad de desarrollarse que los eléctricos y los intereses del mundo industrial favorecieron a los primeros, aunque Porsche ideó soluciones que podrían ser consideradas como antecesoras del moderno concepto híbrido de serie, las cuales fueron aplicadas en el 1900 Lohner-Porsche Semper Vivus. En Argentina, el primer Porsche eléctrico que se vendió fue un Taycan, en 2021 (ver nota).

El trabajo en vehículos eléctricos  

A fines del Siglo XIX la electricidad era la fuente de alimentación elegida para accionar a los primeros autos/carruajes -de hecho, el primer auto que superó los 100 km/h era eléctrico- y Ferdinand Porsche empezó a trabajar en sus primeros proyectos en Lohner-Werke.

De esta manera, nació el primer Lohner-Porsche. Fue presentado en la Exposición Universal de París de 1900 con un gran éxito y estaba propulsado por dos motores eléctricos montados directamente en las ruedas delanteras, cada uno con una potencia de unos 3 CV.

En noviembre del mismo año, Lohner-Porsche participó en una prueba de resistencia para vehículos eléctricos patrocinada por el Automóvil Club de Gran Bretaña e Irlanda. En esta versión de carreras, los motores estaban montados en todas las ruedas, lo que lo convirtió en el primer automóvil con tracción total del mundo.

El nacimiento de Semper Vivus

Las evoluciones, sin embargo, fueron solamente al principio: en el otoño de ese mismo 1900, Ferdinand Porsche comenzó a diseñar un nuevo prototipo basado en un tren motriz nunca antes visto.

El Lohner-Porsche Semper Vivus combinaba las unidades eléctricas en los cubos de las ruedas delanteras con dos motores de combustión monocilíndricos De-Dion-Bouton, cada uno con una potencia de 2,5 CV, que no estaban conectados al eje motriz sino que generaban únicamente energía para impulsar los demás.

Los dos motores de nafta, de hecho, servían para accionar un generador eléctrico que enviaba la electricidad que necesitaban los motores en los cubos de las ruedas y la energía sobrante a acumuladores específicos. De esta manera el mencionado auto se convirtió en el primer ejemplo de un sistema de propulsión híbrido en serie de la historia.

La evolución del modelo 

Tras el nacimiento de Semper Vivus, Ferdinand Porsche siguió realizando cambios en su sistema de propulsión híbrido con el objetivo de crear una variante apta para la producción en serie. Así nació el Lohner-Porsche Mixte en 1901, que mejoró notablemente las características y prestaciones del modelo anterior.

En esta nueva versión, en lugar de los motores monocilíndricos anteriormente mencoinados, se instaló un motor de 4 cilindros, 5.5 litros y 25 CV de la empresa austriaca Daimler, que alimentaba el generador de energía ubicado debajo del asiento del conductor.

Lohner-Porsche Semper Visus
Lohner-Porsche Semper Visus
Lohner-Porsche Semper Visus
Lohner-Porsche Semper Visus

Galería: Foto - Lohner-Porsche Semper Visus

Enviá tu noticia a novedades@motor1.com